Buscar
  • cinevillaolimpica

MISCELANEA DE CORTOS MEXICANOS 1

Actualizado: 26 de oct de 2019



Estatuas

Dir. Roberto Fiesco | México | 2013 | 17min.


El esfuerzo de una madre, la inocencia de un niño y la esperanza de un pueblo.


Crítica hacia el gobierno, disfrazada de esperanzas y sueños que jamás serán escuchados. Roberto Fiesco nos muestra una historia simple, de una delicadeza impecable, que nos hace entristecer el corazón pero también estallar de rabia.


Carlitos, tiene un mensaje importante que llevar; pero detrás del discurso que presentará en la ceremonia de inauguración de una estatua, su madre lleva con ella cartas con esperanzas del pueblo, escritos llenos de descontentos y peticiones al gobierno: trabajo, escucha y palabra. La madre será siempre nuestra ancla, la guía de nuestros caminos. La mamá de Carlitos lucha por una vida mejor para ella y su hijo. Cruza todos los caminos, sin importar los obstáculos, para esperanzar y proteger, como toda madre. Nos enseña a perseverar y llegar, aunque a veces la meta no esté lista para nosotros.


Estatuas es un cortometraje para reflexionar, pensar qué papel tomamos dentro de nuestra sociedad: nos esforzamos como una madre, vivimos en inocencia como los niños o esperanzamos como pueblo, por sólo ser escuchados. Nos abre los ojos al desgarrador esfuerzo de una madre que busca futuro para su hijo, nos muestra lo cruda realidad de un gobierno ausente y despreocupado por su pueblo y por último nos encoge el corazón al ver el amor de un hijo que sólo busca la felicidad de su madre, el reconocimiento por fin, de otra búsqueda esperanzada.


Por Cristina Franky Meza | Estudiante de cine en ARTE 7



Verde

Dir. Alonso Ruiz Palacios | México | 2016 | 22min.


La primera toma comienza con una vista subjetiva del automóvil marchando a gran velocidad por las calles de la Ciudad de México. Nos transmite un poco de adrenalina por la velocidad a la que vamos. Sólo escuchamos voces pero no vemos absolutamente quién habla y nos inquieta. Luego nos presentan a los personajes y nos implica en su plática.


Vemos a un perro ladrando y al protagonista nervioso, lo que nos provoca suspenso y pensamos que algo malo va a pasar. El detonante es cuando se escucha la alarma y tiene que bajar a revisar que todo esté en orden, pero la puerta donde guardan el dinero está abierta. La oportunidad de llevarse miles de pesos, tal vez comenzar una nueva vida, se ve frente a sus ojos. Lo toma y huye y cuando cree estar solo, sale el perro que había ladrado, mientras escucha por la radio a sus compañeros molestos por su ausencia. Así que decide regresar a la camioneta dejando atrás su plan y cuando vuelve le regañan. Y vuelve a lo mismo, es decir, es cíclico.


Las actuaciones se me hacen sinceras y reales, no forzadas como en otras películas, realmente nos ubican en el contexto sin exagerar. El color es atractivo y diferente pues plasma el drama con sólo ver las imágenes.


Por Michelle Tomas | Estudiante de cine en Arte 7


El cortometraje comienza con una secuencia de las calles de la Ciudad para ubicar dónde transcurre la historia, acompañada de un diálogo mundano que tienen los personajes para mostrar que pueden ser cualquiera, para pasar a tomas dentro de la cabina del chófer de un camión blindado con tres personajes que hablan de sus relaciones y mostrando que no son policías rectos, sino personas que de cierta forma se pueden sentir poderosas al tener a la mano un arma.


La conversación entre los tres personajes y sus encuentros sexuales continúa hasta que paran en una gasolinera donde se queda el chofer solo, revelándose como personaje principal, para mostrar más su humanidad, se pone a ver una foto del ultrasonido de su hijo aún no nacido, revelándonos su motivación para hacer ese trabajo y porque no puede renunciar a él.


Después de esto la conversación sexual entre los tres continúa solos que ahora el chofer se comienza a mostrar un poco más pasivo, hasta el momento donde se desata el conflicto que es cuando los otros personajes salen del camión, el chofer observa cómo el perro se escapa de su dueño y justo cuando el perro se suelta, la puerta de la parte trasera del camión se abre, el chofer va a checar, duda, y en un impulso toma el dinero, huye corriendo a un valdío. El personaje reflexiona su acción y vuelve corriendo al camión para seguir su día.


El corto muestra lo cerca que puede estar el hombre a cometer crímenes y la corta brecha que existe entre una persona de bien y un delincuente. Una historia de unos policías, personas comunes que puedes encontrar en estratos bajos de la sociedad, que para poder sostenerse económicamente deben trabajar en eso, mostrando lo fácil que es cometer un delito.


Por Jorge Alejandro Coras Franco | Estudiante de cine en Arte 7




Café Paraíso

Dir. Alonso RuizPalacios | México | 2007 | 11min.


Corto sobre un cocinero latino en un restaurante de algún país de habla inglesa. En el proceso aprende inglés, en su brazo se dibuja las palabras que aprende, es presionado por otro cocinero que se la pasa sentado haciendo crucigramas, al parecer nuestro cocinero protagonista tiene cierta atracción por una de las meseras que sólo habla inglés, en momentos intenta decirle lo que siente pero se acobarda, en un instante decide ir al baño, su ID de cocinero cae en el retrete, esto lo hace reaccionar y sale como una persona nueva del baño, le dice a la mesera lo que siente, la besa y le dice que salgan juntos, luego llega a la cocina y grita que renuncia al cocinero que se la pasa presionando, le dice todo lo que sentía, que éste se va a ganar una vida mientras que el otro seguirá trabajando de lo mismo por el resto de su vida... Pero al pensarlo un poco le pregunta que qué le pareció su actuación, este le sigue el juego e incluso actúa de lo mismo, pero al llegar el jefe de la cocina se ponen a trabajar y vuelven a la normalidad.


Me encantó este corto, aunque me hizo sentir bastante triste al final, sé que ser cocinero de un restaurante cualquiera no es el sueño de muchos jóvenes latinos, sobre todo en un país de habla inglesa donde uno supuestamente va para cumplir el "sueño americano", y este personaje que se da cuenta que está perdiendo tiempo de su vida en esto, que se está quedando atrás de donde él siente debería llegar, se propone a hacer un cambio, pero ese momento en el que regresa a la cocina para renunciar y sacar todo lo que sentía encerrado dentro de sí mismo, se rinde, porque desgraciadamente, por lo más crudo y feo que suene lo que voy a decir, vuelve a la realidad, pone sus pies de nuevo en el suelo y se da cuenta de la posición económica y social en la que se encuentra, decide quedarse ahí en la cocina como si nada hubiera pasado... Realmente triste, pero qué buen corto ha sido, lo disfruté bastante.


Por Jorge Adrián Iturralde | Estudiante de cine en Arte 7

22 vistas